Desde mi corazón

Papá, un héroe

¿Te has puesto a pensar que ser papá es un título que se obtiene en el instante en el que nace el bebé?

Es la única profesión en la que primero se tiene el título y después cursas la carrera.

Para mi, la relación de los hijos con los papás es sublime, mágica, llena de complicidad, de fuerza, de momentos atesorados en el corazón.

El vínculo que existe entre papá-hij@s se construye desde el momento en que Papá carga a su hijo, ahí es cuando empieza lo bueno! y se fortalece todos los días, paso a pasito.
De ser dos extraños, porque aunque los escuchan en nuestra barriga, es difícil creer que existe una relación ahí, finalmente, y sin romanticismo, el papá le habla a la panza de la mamá y honestly, pienso que muchas veces lo hacen por darnos gusto, para que no haya problemas… cómo poder amar a un ser que no conoces? Que no sientes? Que no lates?

Para mi, éste vínculo es incluso más fuerte que con la mamá… porque la mamá viene fore granted, la mamá es per sé.

Desde el momento en el que ves las dos rayitas del positivo, en ese instante, te conviertes en mamá, lo sientes, lo imaginas, lo lates.
Pero ellos? Para ellos se viene un cúmulo de emociones y sentimientos que ni ellos saben expresar, bueno! No se lo permiten! Además que culturalmente tooooooodaaaaa la atención es para la futura madre, y ellos? Ellos sienten, tienen miedos, incertidumbre, la carga de una responsabilidad inmensa, un papel que difícilmente vibran, que no dimensionan la magnitud de una palabra tan simple y con tanto peso… PAPÁ.

Yo tengo la fortuna de tener al mejor papá que me pudo haber tocado, siempre presente, siempre dispuesto, mi incondicional. Desde niña ha sido mi mejor amigo, mi maestro, mi cómplice, mi ejemplo… mi persona favorita. Inimaginable sería mi vida sin su presencia, sin su amor, sin sus abrazos cortos, pero profundamente sentidos. Qué rico es dormir sabiendo que él, cerca o en la distancia, vela por mi sueño, por mi vida y hoy por la de mi Babe y de mis Mamarritos.

Tengo también un legado divino, mis Abuelos, que muchas veces fueron también papás, los mejores abuelos, consejeros, cómplices de mil travesuras, los vi ser los mejores papás con mis papás, y hoy los gozo siendo bisabuelos de mis niñas.

Siendo hija, y antes de ser mamá, no había valorado el papel del papá en la vida de los hij@s, y en especial del papá de niñas… vivo enamorada de la faceta de papá del Babe. Se lleva las palmas y ovación de pie porque su papá se fue al cielo cuando él era muy chico… así que hoy verlo cómo papá de mis Mamarris, totalmente lúdico, pero con un amor total, absoluto, infinito y real, el amor más puro que he conocido.
Todos, todos los días se hace presente en sus vidas, las acompaña en su caminar por la vida.

A los papás presentes en la vida de sus hijos, mis respetos, todo mi cariño y reconocimiento.

A los que no tienen la fortuna de caminar la vida de la mano de sus hijos, no se pierdan de, sin duda, la mejor aventura de sus vidas.

A las mamás que se fundieron en papás, y a los papás que se fundieron en mamás, son Ángeles en la tierra iluminando la vida de esos niñit@s.

El vínculo y el lazo de Papá se hace, no nace.

Feliz día a todos los Papás!

Con amor,

Gina

Te invito a seguirme en Instagram y Facebook

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *